Comprados y Vendidos: Cómo Reconocer y Asistir a Jóvenes Víctimas de Tráfico Sexual Doméstico

una persona joven

El tráfico sexual doméstico de menores de edad se refiere a la explotación sexual comercial de cualquier ciudadano o residente legal estadounidense menor de 18 años. Algunas  víctimas incluyen niños, niñas y jóvenes transgéneros que pueden tener o ser menores  de 12 años. Estos jóvenes son reclutados, explotados y victimizados por traficantes o “pimps” (conocidos como proxenetas, chulos o padrotes) dentro de los Estados Unidos.

Estos  jóvenes cuyos cuerpos son comprados y vendidos para fines sexuales no son criminales. Ellos son víctimas de violencia física y emocional, violación sexual, coerción y control.

A menudo, el impacto de la explotación sexual comercial es devastador. Es muy posible que estos jóvenes enfrenten violencia, enfermedades y encarcelamiento. Ellos pierden su dignidad y su libertad mucho antes de tener la edad suficiente para votar. Estas víctimas  sufren traumas que quizás nunca desaparecerán.

Identificar y proveer servicios a jóvenes que son víctimas de la tráfico sexual debería ser una prioridad de las comunidades y de los profesionales que proporcionan servicios a familias y jóvenes en toda la nación.

Este folleto está diseñado para profesionales que proveen servicios a jóvenes y familias y, que en el curso de su trabajo, entran en contacto directo con jóvenes que podrían estar siendo sexualmente traficados o explotados. A través de este folleto, usted aprenderá cuáles jóvenes corren mayor riesgo, qué características o conductas puede reconocer, qué necesitan los jóvenes víctimas de estos crímenes y adónde puede adquirir apoyo y recursos adicionales. 

Click here for the English version.

Monday-Friday
9-5 pm Eastern